Artículos

El día del trabajo y un día de trabajo

El Primero de mayo se conmemora el día del trabajo el cual se instituyó oficialmente en México en 1925, tardíamente considerando que desde 1889 ya era celebrado oficialmente en 80 países. Las exigencias de los trabajadores se derivaron porque no contaban con los mínimos derechos laborales y era frecuente la explotación. Los trabajadores pedían una jornada de 8 horas, tener un día de descanso, tener derecho a huelga, libertad de expresión y de asociarse entre ellos para formar sindicatos, pero sobre todo tener un trabajo con un salario justo.  Para la definición de un buen trabajo podemos partir de la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) denominada Trabajo Decente, según datos del 2018, existían en el mundo 3.3 billones de personas empleadas pero que carecían de bienestar y seguridad económica, se encontraban trabajando pero sin garantías de tener un modo de vida adecuado, en el sentido de que muchos aceptaban trabajos que no les gustaba, trabajos informales en donde les pagaban poco, no tenían acceso a la seguridad social ni derechos laborales. Se estima que en países de medio y bajo ingreso más de un cuarto de trabajadores viven en pobreza moderada o extrema. 

Después de 95 años de conmemorar el día del trabajo, las condiciones de los trabajadores han mejorado, pero todavía hay mucho por hacer. En la Ley Federal del Trabajo, se establece una jornada laboral de 48 horas por semana y un día de descanso, por mencionar algunos. Según la Encuesta de percepción Así Vamos Nuevo León 2018 (CVNL2018), la mayoría, 54.2%, trabaja seis días a la semana, aunque la realidad es que 15.5% de las personas trabajan los siete días de la semana. Además, trabajan en promedio una jornada mayor a 8 horas diarias, en promedio 50.3 horas por semana, y 32.9% trabaja más de 51 horas por semana. Las mujeres generalmente se especializan en labores dentro del hogar, es admirable que del 24% que trabaja, 4 de cada 10 trabajen entre 41 y 50 horas por semana, muy similar al caso de los hombres, 42%. Esta similitud en horas laboradas no se traduce en una igualdad de salarios, ya que un mayor porcentaje de mujeres en comparación con los hombres obtiene menos de dos salarios mínimos. El salario promedio en Nuevo León es mayor al nacional en aproximadamente un salario mínimo, pero igual que en nivel nacional, el ingreso laboral se ha reducido, en términos reales, en 14.3% durante los últimos ocho años, deflactando con el índice de precios de la canasta alimentaria, mientras que la reducción es menor, 5.45%, si se pondera con el índice nacional de precios al consumidor. Por otra parte, se estima que 14.34% de la población no tiene afiliación a los servicios médicos, 14.24% tiene seguro popular, y la gran mayoría casi 63% están afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social.

El día del trabajo se celebra diariamente, así lo declararía la población económicamente activa, 52.4%. Un día de trabajo para 6 de cada 10 neoloneses significa vivir con menos de 3 salarios mínimos, es decir, con menos de $7,951 mensuales. Un día de trabajo significa preparar alimentos y realizar los gastos para el funcionamiento del hogar, casi el 72% considera que este salario les alcanza, algunos con dificultades y otros hasta pueden ahorrar, pero sobre todo significa ser optimista porque 8 de cada 10 neoloneses piensan que su situación será mejor o igual de bien el próximo año. 

Un día de trabajo significa salir de casa para ir a trabajar, 36.3% de los neoloneses se trasladará a otro municipio del Área Metropolitana de Monterrey (AMM). Un día de trabajo significa convivir con el tráfico, ya que 41.3% utiliza el automóvil para llegar a su trabajo, en promedio una hora aproximadamente y otra hora de regreso; el 27.62% llegará al trabajo en transporte público haciendo el doble del tiempo que los neoloneses que se trasladan en automóvil. En los municipios de Cadereyta y García, además del tiempo en el tráfico, significa esperar poco más de media hora para abordar el transporte público, mientras que, en Apodaca, Guadalupe, Juárez, Santa Catarina, Santiago y en los municipios fuera del AMM esperan poco más de 20 minutos, y los habitantes de Escobedo, Monterrey, San Nicolás, y San Pedro esperan menos de 20 minutos. En promedio los trabajadores dedican casi el 10% de su salario al transporte público. Existen pocos estudios a nivel local con los cuales contrastar los datos que proporciona CVNL2018, en SEDESOL-UANL (2014) se documentaron los tiempos de traslado de los habitantes en tres sectores que concentraban una tercera parte de la pobreza extrema en el Estado. En uno de los sectores analizados, Campana-Altamira, se encontró que en promedio dedicaban 17% del gasto familiar al transporte público e invertían 76 minutos en el trayecto. Los trabajadores de menores ingresos enfrentan una alta dependencia a las labores relacionadas con el trabajo asalariado y dadas las limitadas opciones de transporte público se vuelve más difícil el acceder a empleos mejor remunerados, acrecentándose la segregación laboral, la informalidad, y resultando en menor inversión en educación y menores salarios. Seguramente esta situación se repite en otras áreas del Estado. 

Conmemorar el día de trabajo significa ir a trabajar, aunque el salario sea poco, la jornada laboral sea larga y el tiempo de traslado corresponda a una cuarta parte de este tiempo, o más si hay suspensión en el transporte. Aun así, el 86% de los neoloneses refiere que les gusta su trabajo -en la mayor parte del tiempo; 33.24% se quedaría a vivir en la misma zona, aunque el lugar en donde trabaja se encuentre alejado de casa. Sobre todo, la mitad de la población se quedarían en el Estado, no se irían a vivir a otro lado, aunque tuvieran los recursos económicos para cambiarse.

Parecería que esta percepción es inexplicable pero la situación nacional es más desalentadora, si consideramos los datos del INEGI, 4.1% de los mexicanos está en búsqueda de un empleo urbano, 6.6% están subocupados,  y 15.3% se encuentran en una condición crítica de ocupación,  pues trabajan menos de 35 horas -deseando trabajar más horas-, o bien, trabajan más de 35 horas y obtienen menos de un salario mínimo, o bien, trabajan más de 48 horas ganando menos de dos salarios mínimos. 

Celebremos esta semana el día del trabajo, mañana unos celebrarán un día más de trabajo y otros estarán en búsqueda de un día de trabajo.

Fuentes consultadas

Así Vamos Nuevo León (2018). Encuesta de Percepción Cómo Vamos Nuevo León. Recuperado:
http://www.comovamosnl.org/wp-content/uploads/2019/02/asivamos2018-1.pdf

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. Recuperado: https://www.coneval.org.mx/coordinacion/entidades/Nuevoleon/Paginas/itlp.aspx

Indicadores de Ocupación y Empleo. Cuarto trimestre 2018. INEGI. Recuperado: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2019/iooe/iooe2019_01.pdf

Ley Federal del Trabajo, Diario Oficial de la Federación, DOF: 30/05/2018.

Secretaría del Trabajo y Previsión Social. Recuperado:
https://www.gob.mx/stps/articulos/dia-del-trabajo-2018?idiom=es

SEDESOL-UANL (2014). Diagnóstico Integral para Intervenciones Sociourbanas de Inclusión y Atención a la Pobreza en Zonas Urbanas. Sector Urbano Campana-Altamira. Resumen Ejecutivo. Monterrey, N. L. Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Resumen ejecutivo recuperado:
https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/146763/Intevenciones_Sociourbanas_de_Inclusi_n.pdf

Análisis de empleabilidad en el sector Campana-Altamira (2018). Distrito Tec.

World Employment and Social Outlook: Trends 2019. International Labour Office – Geneva: ILO.


Compartir esta página: